¿Recuerdas cómo descubriste el sexo durante la adolescencia? Seguramente tus primeras veces consistieron en sesiones interminables de magreo, combinadas con apasionados besos, abrazos, caricias por encima de la ropa o un enérgico frotamiento de tu cuerpo vestido contra el de tu pareja. ¿Y si te dijéramos que esa forma de estimulación sin penetración puede ser una de las claves de tu bienestar sexual? ¿Sabes que el petting puede ayudarte a escapar de la rutina y redescubrir el placer?

¿Qué es el petting?

El petting es una práctica sexual que consiste en obtener placer a través de besos, miradas, lametones, abrazos, caricias, roces… con o sin ropa. La clave es que no haya penetración. El término viene del verbo “to pet”, que en inglés significa manosearse, tocarse… Algunas personas lo confunden con los preliminares al coito, pero se equivocan. Una relación sexual no tiene por qué acabar siempre en penetración. Recordemos que todo nuestro cuerpo es un enorme genital. Que no haya penetración no significa que no se pueda llegar al orgasmo, sino todo lo contrario.

Tipos de petting y juguetes eróticos para obtener más placer

El petting es una práctica placentera y plenamente satisfactoria, en la que puedes alcanzar una gran excitación y orgasmos intensos. Suele ser un buen punto de partida para todas aquellas personas que se están iniciando en el sexo, pero es apto y muy recomendable para todas las edades. La práctica del petting varía en función de quien lo practica. Puede ir desde unos besos y caricias por encima de la ropa hasta la práctica del sexo oral. A continuación, los clasificaremos según su grado de intensidad:

  • Grado I. Es el más light. Consiste en cogerse de la mano o de la cintura, besarse, abrazarse o acariciarse.
  • Grado II. Introduce caricias de algunas partes del cuerpo más sensibles como los pechos, el pene o la vulva, pero siempre por encima de la ropa. En este grado también se pueden llevar a cabo movimientos que imitan las relaciones sexuales. Así que si queréis potenciar el roce de vuestros genitales, os recomendamos poner entre medio un vibrador ergonómico, diseñado para asentarse perfectamente bajo tu lencería favorita e intensificar vuestros orgasmos.
  • Grado III. Las caricias sexuales se realizan por debajo de la ropa o estando completamente desnudos. Llegados a este punto, ¡se abre la veda! Podemos añadir prácticas como la masturbación, el sexo oral, el frote de genitales y el uso de aceites de masaje, pinturas corporales, vibradores, disfraces, juegos de rol (ideales para calentar el ambiente) y una interminable oferta de juguetes eróticos que nos permitirán obtener más placer. Para el frote de genitales, es importante que os embadurnéis de lubricante y sintáis cómo se deslizan vuestros cuerpos, creando un ambiente sensual y placentero. ¡Recuerda proteger el colchón o cualquier otra superficie con una sábana impermeable!

Beneficios del petting frente al sexo convencional

El petting es una práctica sexual que te permitirá conocer mejor tu cuerpo y el de tu pareja, avivar vuestro deseo sexual, descubrir zonas erógenas que quizá desconocíais y escapar de una sexualidad basada en el coito (podréis alcanzar el clímax sin necesidad de que haya penetración). Además, si se practica con ropa, no existe riesgo de embarazo. Sin embargo, en el caso de que haya contacto entre determinados fluidos o los genitales, es necesario utilizar preservativos o láminas de látex para evitar ITS y/o embarazos.

Algunos expertos también recomiendan el petting en algunas terapias sexuales para ayudar a las parejas a solucionar determinados problemas como la disfunción eréctil, la anorgasmia o la escasez de deseo sexual.

¿A qué estás esperando? ¡Sal de la rutina y redescubre el placer con tu pareja habitual, sexual o esporádica practicando petting!