Puede ocurrir, de hecho sucede en más casos de los que pensamos. La explicación más frecuente es que cuando estás a solas te es más fácil llegar al orgamso porque sólo te centras en tus pensamientos, en el placer y en lo que sabes que necesitas en cada momento. En cambio, cuando estás en pareja, hay otra persona con sus propios gustos y necesidades con las que hay que compenetrarse. 

Así pues, la pregunta que deberías hacerte en realidad es ¿Qué puedo hacer para llegar al orgasmo con una pareja? En el consultorio de amantis te damos tres consejos para conseguir una gran OHHH cuando quieras tener compañía. 

1- Sé un poco egoísta

Si somos demasiado generosxs en el sexo puede llegar el punto en el que demos demasiado a la otra persona y nos olvidemos de lo que nuestro cuerpo necesita. Está bien ser generoxs en el sexo, pero tampoco está mal ser un poco egoísta de vez en cuando. 

2- Pide a tu pareja lo que necesitas  

No tengas vergüenza ni reparo en pedirle a tu compañerx de cama qué necesitas o incluso dartelo tu mismx. Por ejemplo, si te es más fácil alcanzar el orgasmo en una determinada postura, proponle esa postura. Lo mismo si durante el sexo oral necesitas más presión, que estimulen con un masaje prostático…¡solo pídelo! Y si todavía no estás segurx, siempre podéis jugar a descubrirlo juntxs.

3- Toma las riendas y sé más activx  

Si sueles tomar una actitud pasiva en el sexo con tu pareja, es bastante improbable que alcances el orgasmo. La otra persona no es adivina y necesita que le proporciones pistas y compartas el manual de instrucciones de tu propio placer. 

¿Cómo lo ves? ¿Crees que lo vas a conseguir?