Sí, sí, sí. Ya sabemos que todos somos muy limpitos. Pero por si las moscas vamos a recordarte lo que hay y lo que no hay qué hacer en temas de higiene sexual. No vayas de listox y léete este post, que seguro, algo aprendes:

  • El aseo diario es fundamental. Y lava también tus genitales externos. Son tan importantes como las manos o tu cara bonita. En las personas con pene es muy importante que el pene esté limpio: la acumulación de secreciones puede tener consecuencias que no te van a gustar.

  • ¡Persona con vagina! Acude al/a ginecólogx: aunque te de palo o vergüenza, es fundamental: para prevenir cualquier enfermedad y para preguntarle todo lo que se te pase por el chich…

  • Aquello de que… ‘Cuando tienes la regla es mejor no bañarse’. No sabemos qué abuela arcaica se lo inventó, ¡pero ni caso! Más que nunca, es importante tomar duchas o baños durante la menstruación. Y si quieres lavar tus partes, tienes sprays y duchas en amantis.

  • Ni mucho ni tan poco: tampoco hace falta que te vuelvas obsesivx. El exceso de limpieza vaginal o anal puede ser contraproducente, y te puedes cargar tu flora vaginal o anal. Sé comedidx.

  • Aunque los genitales externos tienen cierto olor, te advertimos: si la cosa huele que alimenta, puede que tengas una infección. ¡Al loro y si hace falta, al médico! Para ayudarte a explorarte ti mismx, puedes contar con un espejito.

  • En las relaciones sexuales esporádicas, ya lo has oído mil veces. ¿Habrá que repetirlo? Pónselo, póntelo. Y no hagas tonterías del tipo, ‘tranqui que no lo acabo’ o ‘solo un poquito’, porque a lo tonto a lo tonto, y a alguien le toca el San Benito. ¿No querrás ser tú, verdad?

  • ¿Ya tienes pareja? Importante para tu salud es hablarlo todo con confianza: hablar de vuestras relaciones sexuales anteriores, de posibles enfermedades de transmisión sexual o consumo de drogas… Cuánto más sabrás, más te podrás cuidar.

Y si ya estás limpitx… ¿qué tal arreglarte un poquito? Si te cuidas tu cuerpo y tus zonas privadas, tus partners te lo agradecerán. Aquí algunos productos que te ayudarán:

Afeitadora

  • Una afeitadora: para quitar ese vello que no acaba de quedar del todo bien. Un bosque bien recortadito suele gustar más que la selva amazónica. Aunque para gustos, colores.

  • Para ellas, gel vaginal: un gel vaginal reafirmamente, elaborado a base de ingredientes naturales de propiedades antisépticas y desodorizantes, que se aplica sobre las paredes vaginales para ayudar a tonificar los músculos flácidos y a estrechar el conducto vaginal gracias a su efecto astringente.

  • Aceite de masaje: ¿qué tal cubrirte el cuerpo con el aceite, para estar hidratado, brillate y a punto? Te ofrecemos distintas fragancias y sabores  de lo más sofisticadas, dulces o primaverales…